lunes, 28 de septiembre de 2009

Trueque


-El trueque es una forma excelente de intercambio -me explica Juan-. La persona te da algo de sí misma y no tiene que desembolsar dinero.
Me imaginaba nuestra sociedad actual usando más esta forma de intercambio, cómo sería... así que le propuse un trueque.

-¿Qué tal si me enseñás a cocinar platos colombianos y yo te llevo licores caseros? -le dije, tratando de aplicar el concepto.
-¡Ahí va!, a eso me refería -me contestó-. El trueque es así, auténtico y cada transacción es única.

Me preguntaba si podría practicar el trueque para aprender a bailar salsa o cocina de otros países a cambio de mis licores... ¡no es mala idea! 

5 comentarios:

anonetoy dijo...

En algunos de los asentamientos que visité el trueque es moneda corriente. Incluso, a veces más corriente que el dinero.

Natilla dijo...

Sí Anonetoy, lo sé. A mí lo que más me gusta es cuando los niños tienen esa necesidad de "trueque" a su manera, cuando te dan un dibujo, o fabrican algo con papel, madera o lápices de colores a cambio de la casa nueva.

Pablo G. dijo...

Me acuerdo que una vez, de chico, leí un libro de ciencia ficción donde, después de una serie de eventos desafortunados, la sociedad se reinventaba. Y llegaba, entre otras cosas, a una especie de trueque como forma de via (especie porque, en un principio no requería un intercambio... yo me llevaba lo que necesitaba y otro hacía, y otro vendría después a buscar lo que necesitaba y yo hacía).

A veces me pregunto si los niños no entenderán mejor las cosas.

anonetoy dijo...

¡A no tirar la toalla!

Anónimo dijo...

todo se reinventa,buena idea,prácticas antiquísimas en sociedades modernas...el comentario de pablo me recordó a la novela de Morris West "Los bufones de Dios".a practicarlo entonces...cbg