sábado, 2 de diciembre de 2006

Construir esperanzas

.
100 casas de madera prefabricadas se construyeron entre sábado y domingo.

Un fin de semana entero. Mirándolo desde el miércoles resulta cansador y privativo de diversión. Mirándolo desde el lunes, la gratificación no se compara. 100 familias más dieron un paso adelante y muy importante para alejarse de su situación socioeconómica actual. El entusiasmo y el agradecimiento de las familias es impagable. Una de las familias beneficiarias de la casa fue la de Cayetano, Rosa y sus hijos, Pablo y José Luis. Ellos vivían en una casita de chapa, cartón y madera. La pobreza en la que estaban sumidos no los frenaba para levantar la cabeza y luchar un día más para salir adelante. Apenas tenían para vivir, pero tenían sus metas muy claras, y los valores de familia muy arraigados. Una familia como cualquier otra, que debido a las circunstancias se encuentra en esa situación. “Lo que ustedes hacen es impagable”, nos repetía continuamente Cayetano. “Siempre les estaremos agradecidos por este gesto”, agregaba. Rosa nos quería comprar la comida. Apenas tenían para ellos, pero ella quería que a nosotros no nos faltara nada. Una familia fuerte, trabajadora, golpeada por la crisis pero muy unida.


El barrio estaba lleno de niños. Dos casas más atrás de la nuestra había una mujer con siete hijos, y todos chiquitos. Siete. Otros se acercaban y jugueteaban con las herramientas y nos acompañaban. Fue una de las cosas que más me conmovió y de las que más disfruté. Sus risas, su cariño. Esos niños inocentes, tan faltos de cariño y cuidados, tan propensos a que su inocencia se acabe pronto.Gastón, el pícaro, se nos colgaba a caballito y nos regalaba flores. Alejandro, el negrito lleno de mocos, repartía besos por doquier y se te aferraba a las rodillas y te hacía prometer que volverías al otro día. Mariana tirada en el piso jugando con tres chiquitos que pedían constantemente su atención.Ellos. Nosotros. Nosotros podemos hacer mucho más por ellos.
(Recomiendo la lectura de la nota "Una familia menos" del Al Nonino. Blog: http://www.alnonino.blogspot.com/)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones natillas por tu blog, me gusta mucho cómo escribís y espero seguir disfrutando de tus entradas.
Qué bueno que pasaste bien enl experiencia del sábado, que te sirva de empuje para seguir.
Besooo

Edd dijo...

Natillas o Indecisa muy constructivo su blog, pero trate de escribir textos más cortos. Me cuesta mucho leer todo.

saludo

maria paula dijo...

Me encanto mucho lo que escribiste.La verdad que no hay satifacción más linda que la de dar y recibir.Me alegra mucho lo de tu experiencia y sin duda vas a tener un millón de esas en tu vida porque te conozco y se lo que te gusta hacer y por eso es que vales lo que vales.....

Al Nonino dijo...

Cayetano es una de las personas más impresionantes que conocí ese fin de semana. Estoy seguro que va le va a ir muy bien con las siguientes etapas del proyecto.

El otro yo dijo...

Me encantó la nota Natillita.
Recuerdo una frase repetida por Cayetano "Se puede ser bruto, pero no ignorante de la realidad"
Beso

Merelo dijo...

el título es tan paloma que me sacó las ganas de leer la nota. si se cambia con gusto leo el bonito artículo.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tus experiencias de vida.Me ayudan a seguir descubriendo distintas facetas de tu persona.cbg